miércoles, 14 de octubre de 2015

Ganancia



Se camina en la tierra con una constante impregna en la mente,
la de "ganancia",
la de competir,
para llegar al logro;
de acuerdo a las realidades,
se crece en este objetivo,
muchos casos son ideas compulsivas,
hasta enfermizas,
donde el alcance destruye libertades,
se puede ser ingenuo e inocente,
en el surgir de esa constante,
porque su empeño es tanto,
que la creencia no esta en si mismo,
sino en lo que llego a crear escuchando a otros.

Y es que escuchar a otros es un patrón sano,
lo que genera la conducta incorrecta,
es querer,
agradar a otros;
haciendo lo que dicen,
por un simple motivo de "encajar".

Lo más divertido del camino,
es disfrutar con pasión al sentir el aplauso,
pero no ese que alimenta el ego,
ya que ahí la ganancia es reconocida como un mérito 
para mostrarse ante los demás y
este es un patrón comúnmente usado.

Es así, como la competencia,
se convierte en una muestra de egos,
para calificar quien destaca más.

Cuando realmente la ganancia esta impresa en nosotros,
siempre hemos contando con ella,
solo que la dejamos de lado.

La ganancia, es reconocer que se logro,
identificándose a si mismo y 
correspondiéndose a ese abrazo leal,
que viene de lo profundo del ser,
sin tener que presentarse a los ojos del mundo y
esperar un aplauso.

Una vez identifiques la ganancia en ti,
sabrás que fue posible y 
cuando te lo digan otros,
estarás a salvo,
sabiendo que lo dicen con el corazón.

Martha Lucía Gallego López